21 Feb, 2020
Buscador 
   In English
img img
img
  PENSADERO
  Home > PENSADERO > El papel de las bibliotecas públicas en la era de ...

img
img img img
img img
img
 
 
El papel de las bibliotecas públicas en la era de la sobreinformación
29/10/2015

Aunque gracias a la tecnología la información llega al usuario a través de las múltiples pantallas que le rodean, las bibliotecas  siguen siendo útiles, solo es cuestión de replantearse y redefinir alguna de sus funciones –señala James Gleick en un artículo publicado en The New York Review of Books. 

Gleick se pregunta si con el tiempo las bibliotecas se convertirán en algo tan anacrónico como las tiendas de discos o las cabinas de teléfono. Actualmente muchos son los usuarios que se acercan a ellas para acceder de forma gratuita a internet mientras toman un café. Pero su futuro no está en ser un acceso más a la gran red o un almacén repleto de libros antiguos, todavía hay usuarios que necesitan acceder al mundo físico, a libros, microfilms, diarios, cartas, mapas y manuscritos, por lo tanto –añade– se necesita de esos expertos bibliotecarios capaces de encontrar, organizar y compartir esa información.

En este mundo sobreinformado los bibliotecarios siguen siendo los especialistas más versátiles. Según el manifiesto que John Palfrey ha publicado en BiblioTech, las bibliotecas son el último espacio libre dedicado a la recopilación e intercambio de conocimientos, pero reconoce que en estos momentos se enfrentan a varias paradojas que deben de ser resueltas.

En primer lugar, los bibliotecarios tendrán que invertir su talento especial en ser administradores de la información y no meros coleccionistas, porque una red de personas encargadas de gestionar la información puede lograr mucho más que un grupo de coleccionistas. La información se mueve en internet, en las redes sociales y se comparte y genera en la Wikipedia, pero esta última no es una biblioteca, ni aspira a serlo.

Todavía existen personas que van a la biblioteca sin sus ordenadores portátiles o dispositivos móviles y se sientan a esas largas mesas de madera para consultar documentos reales o se desplazan por el espacio porque aprecian esa aura de tranquilidad que se respira en una biblioteca. Quizás se trate de un sueño nostálgico –apunta Palfrey– pero en la era digital existen poco espacios públicos donde la gente pueda ir simplemente a estudiar, leer y pensar.

En cuanto a los libros electrónicos –continúa Palfrey– las bibliotecas quieren proporcionarlos a sus usuarios, ya que esta función está dentro de la labor fundamental de toda biblioteca y que no es otra que la de proporcionar libre acceso a la cultura a todos aquellos que no pueden acceder a ella de otra manera. El problema está en cómo realizar este préstamo sin producir un perjuicio a editores, librerías y autores. Palfrey sugiere que se podría crear un sistema de licencia obligatoria que cubrirse los préstamos digitales a través de las bibliotecas, lo que permitiría el pago de regalías justas a los autores. En la mayor parte de Europa –añade– muchos países tienen programas de derecho de préstamo público con este fin.

En definitiva –destaca Palfrey– los bibliotecarios y cualquier amante de las bibliotecas deberán ser capaces de asimilar todos estos cambios y contradicciones.


 
img
img img img

   NOTICIAS
8/11/2019
Se crea el Consejo de Innovación de la Industria de Contenidos en Europa
READMAGINE 2020 se plantea con más alcance, fuerza y altura
Aprender a trabajar en la frontera

   CONSEJOS
16/2/2018
Pautas para crear y dinamizar un club de lectores
Cómo organizar el espacio y la colección en una biblioteca escolar
Pautas para dinamizar el Servicio de Préstamo de la biblioteca

   I+D DE LA LECTURA
13/9/2019
Fernando Piquer: lecciones desde los e-sports
Gregorio Pellegrino: orientación sobre accesibilidad para editores y distribuidores
Colin Lovrinovic: el impacto de la Inteligencia Artificial sobre el sector del libro
  © Copyright Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2020 Aviso legal Mobile  
Con el patrocinio del Ministerio de Educació, Cultura y Deporte
Con el patrocinio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Plan de Fomento de la Lectura
Plan de Fomento de la Lectura